La agricultura se basa en gran parte en la disponibilidad de agua. Pero, no sólo se requiere de cantidad, sino de calidad. Es decir, la calidad del agua debe de ser tomada en cuenta para la determinación de la frecuencia de riego, láminas de riego y tratamiento que se realizará para su mejor aprovechamiento.

 

Tanto el clima, como la estructura física del suelo, los minerales de las arcillas, los sistemas de producción o cultivo y demás factores determinan las restricciones para cierto tipo de aguas. Por ello, es importante que los criterios para clasificación se basen a las condiciones de cada caso.

 

Si requieres de agua para riego, en Pipas Acqua te invitamos a contactarnos y con gusto responderemos a tus dudas y requerimientos al respecto. Además, contamos con pipas de agua y demás servicios en el área. Contáctanos.